El renacer de la casa Morán Zereceda en Arequipa

Trabajar una obra en el centro histórico de una ciudad representa para los arquitectos un gran desafío, más aún si se trata de la restauración y puesta en valor de una casona de fines del siglo XIX que guarda entre sus paredes mucha historia. BK Arquitectos asumió este reto, y realzó la belleza de la casa Morán Zereceda en Arequipa que hoy, alberga en su interior, a una conocida entidad bancaria.

Al respecto el gerente de proyectos de BK Arquitectos, Ramón Borbor comentó que esta obra fue muy enriquecedora para la firma, debido a que la arquitectura se puso de manifiesto de la mano de la historia, y porque todos los involucrados en la obra apuntaron hacia una misma dirección.

¿Haciendo un poco de historia, háblenos sobre esta antigua casona?

La casa está ubicada en la calle La Merced, a media cuadra de la Plaza de Armas de Arequipa, por lo que su estructura -junto a otras casas cercanas- es de las más antiguas de la ciudad. Los primeros vestigios que se tienen a nivel de registro es que data aproximadamente del año 1878, con una configuración, en un primer inicio, neorrenacentista pues a medida que pasaba el tiempo fue tomando diferentes estilos dependiendo de la época.

En 1889, Rafaela Zereceda Velarde de Morán una persona distinguida de la ciudad y esposa del general José Trinidad Morán (prócer de la independencia) es quien compra la casa, algo inusual para la época en la que la mujer tenía ciertas limitaciones. Debido a la importancia de la familia la casa ha tomado el nombre de Morán Zereceda.

En 1960 el partido de Acción Popular toma la casa, como su centro de operaciones, y es desde este predio que en 1962 el arquitecto Fernando Belaunde Terry protagonizó una gesta revolucionaria en la que denunció un fraude en las elecciones y se atrincheró en estos fortines -alzando una ‘barricada’ de adoquines y sillar en toda la cuadra donde estaba la casa- para exigir un proceso limpio. Al año siguiente Belaunde fue elegido presidente.

¿Qué cambios en la infraestructura ha tenido esta casa con el tiempo?

La casa siempre fue de sillar, y antes del terremoto de la década de 1913, ésta, a la usanza de la época probablemente contaba con un techo abovedado, el cual colapsó con el sismo. Posteriormente, los pobladores en esa época optaron para reconstruir los techos de sus viviendas con las líneas de acero de los tranvías, y esta vivienda no fue la excepción.

Antes de realizar nuestro trabajo, la casa fue sede de una caja de ahorros en donde habían colocado un falso cielo de drywall, un piso de porcelanato de color blanco, y las paredes habían sido recubiertas con yeso y algunos azulejos que no pertenecían a la época.

¿Cuándo iniciaron obras?

Antes de iniciar obras realizamos varias visitas a la casa para ver cuál era su estado real, y así al final decidir su recuperación total. Comenzamos a trabajar el proyecto a inicios del 2017 y los trabajos en obra culminaron en octubre de este año.

¿Qué fue lo primero que hicieron?

En donde hoy se ubica la zona de atención del banco, retiramos tanto el piso blanco así como el cielo raso, que nos permitió descubrir unos frisos de madera, el cual lo recuperamos. En el patio central encontramos el piso original, el cual procedimos a retirar pieza por pieza para restaurarlo. Allí fue necesario hacer un emplantillado con códigos para saber el orden en el que se iban a volver a colocar cada una.

Asimismo retiramos una especie de teatina de fierro moderno con policarbonato que se había colocado en el patio central, el cual no formaba parte del concepto original de la casa, por ende no respondía a un estilo arquitectónico. En tanto el segundo patio tenía en el techo una reja de fierro, la cual retiramos.

La fachada -que fue terminada en 1937- tiene un estilo Art Nouveau en cuya ornamentación destacan unos leones y los arcos de tipo herrería que se encuentran también en el interior de la casa.

Dentro de la propuesta arquitectónica ¿qué es lo que propusieron?

El proyecto arquitectónico lo trabajamos junto a la arquitecta Tannia Cárdenas, quien luego se encargó de la supervisión de obra. La propuesta partía por recuperar la esencia de la casona a su etapa inicial, recuperar la materialidad de ésta en paredes, pisos etc., por ejemplo, colocar en la zona de atención al cliente un piso con diseño similar al que encontramos en el patio que nos permitía, incluso, formar especies de alfombras con el mismo material. De esta manera el piso va más acorde al estilo de la vivienda.

Decidimos cubrir al patio principal con un vitral de estilo Art Nouveau para mantener el estilo arquitectónico de la fachada, debido a que en Arequipa se tiene mucha exposición del sol todo el año, y porque llueve mucho, por lo que era mejor poner el espacio en buen recaudo. En un principio se pensó colocar vidrios en tono pastel, pero al final se optó por colores más fuertes. La idea era que al ingresar por la puerta principal uno notase la presencia del vitral ornamental.

En el patio del fondo, una vez retirada la estructura de acero del techo, colocamos un alero en forma de L alrededor que sostendrán enredaderas a fin de que generen sombras, y en algunas paredes que hemos restaurado hemos colocado unas mallas para que también puedan crecer éstas. Para el piso -que estaba en mal estado- se decidió darle el aspecto del típico patio arequipeño que combina paños de piedras incrustadas con paños de concreto liso. Instalamos bancas de maderas y plantamos un árbol tradicional de la zona.

 

¿Se ha hecho algún reforzamiento estructural?

No, debido a que la casa cuenta con muros de sillar bastante gruesos. Por ahí se ha hecho algunas refacciones en algunas paredes que sufrieron filtraciones. Cabe indicar que la casa cuenta con un segundo nivel donde funciona un centro de hospedaje, el cual no genera mucha carga a la estructura y no formó parte de la restauración.

¿Cómo ha sido la relación con las autoridades para trabajar una casa que es patrimonio cultura?

Todo el proyecto se ha desarrollado en coordinación con los delegados del Ministerio de Cultura. La relación profesional fue mucho mejor de lo que esperábamos, porque cuando se interviene un monumento histórico, hay mucho celo por parte de las autoridades. Lo importante es que todos los involucrados, tanto el banco como las autoridades, la contratista y nosotros, estábamos alineados a recuperar el espacio, y a trabajar de una manera muy seria para dejar un aporte cultural a la ciudad.

¿Cuáles fueron las directivas del banco Falabella para esta nueva sede?

Para el banco Falabella era la primera intervención que hacían en el centro histórico de una ciudad a nivel regional, por lo que su interés siempre fue devolverle a Arequipa la prestancia de esta casa.

A pesar que el primer piso del inmueble tiene aproximadamente 1,000.00 m2 , área muy superior a lo que es su formato típico, logramos adaptar los ambientes a los requerimientos que la agencia necesita para operar.

Vimos que los bancos más importantes en Arequipa cuentan con una galería de arte, por lo que aprovechamos un ambiente de la casa para este fin, de esta manera integramos al banco y a la casona al circuito de arte de la ciudad para que lo puedan visitar, y se genere una mayor exposición del banco.

La sintonía con los directivos del banco fue muy buena desde el principio porque logramos adaptar sus demandas en la vivienda.

¿En la fachada se hizo algún trabajo lumínico?

Sí, la iluminación de la fachada y la del patio central lo trabajamos con el arquitecto Dennis Uchida. Los otros ambientes lo trabajamos de manera conjunta con una empresa proveedora de luminarias.

En la zona de atención se propuso instalar luminarias LED colgantes para destacar elementos importantes y reducir un poco la altura de piso a techo, también se propuso el uso de luminarias lineales LED en algunos espacios que deseamos resaltar.

Actualmente ¿cómo se ha distribuido la casa?

Del ingreso principal hacia la derecha se han ubicado la zona de atención al público donde se ubican las ventanillas. Hacia el lado izquierdo se tiene la zona de cajeros automáticos, banca telefónica y la zona de consulta, así como la zona de seguros. Se ha dispuesto una zona para despacho de productos de la tienda de Saga Falabella y hacia un costado se ubica la galería de arte, que permite acceder al patio. En la parte posterior se han ubicado el comedor, el área de sistemas, baños, la zona del generador.

¿Esta es la primera experiencia de restauración y puesta en valor para la firma BK arquitectos?

Sí. Como BK Arquitectos vamos a cumplir 6 años en el mercado en donde básicamente hemos desarrollado arquitectura comercial de grandes superficies desde centros comerciales hasta tiendas por departamentos y de mejoramiento del hogar, así como supermercados, viviendas multifamiliares y unifamiliares y oficinas, entre otros.

Este proyecto representó para nosotros un reto y desafío en la que trabajamos bajo otra dinámica y otra mística, para desarrollar el proyecto integral y la supervisión. Realmente fue muy enriquecedor para todos

Detalles Resaltantes

La arquitecta Tannia Cárdenas, quien realizó la propuesta de arquitectura y estuvo permanentemente siguiendo la obra, dio mayores alcances del proyecto como los retos que tuvieron que resolver.

¿Qué desafíos se encontraron en este proyecto?

El primer y más importante desafío que encontramos fue lograr el apoyo de todos los involucrados, que interioricen la importancia de la restauración y puesta en valor de la casona. Un proyecto de estas características incrementaba significativamente la inversión inicial, y esa era la principal barrera.

Era importante diseñar no solo una agencia bancaria, sino el poder recuperar esta casa que es patrimonio histórico.

Desarrollamos la idea y se lo presentamos al cliente en donde se implementaría la agencia bancaria pero también se restauraría y pondría en valor la casa Morán Zereceda. Y dentro de sus instalaciones se consideraría una sala de exposiciones.

 Durante la ejecución de la obra ¿qué vicios ocultos se encontraron?

Al ser una casa que data del siglo XIX estaba muy deteriorada. Cuando la encontramos estaba cubierta por un tarrajeo denso y desigual que venía cayéndose a pedazos. Unos de los vicios ocultos más importantes fue la cantidad de sillar deteriorado que no era posible recuperarlo.

Además encontramos redes de agua y desagüe, las cuales aún eran de fierro, que se estaban deshaciendo.

En ambos casos se tuvo que hacer un trabajo detallado como labrar piezas iguales a las retiradas para que calcen en los muros perfectamente, y realizar un proceso de anastilosis para que todos aquellos elementos que retirábamos -en el recorrido de las tuberías- quedara como antes.

¿Qué trabajos especiales se desarrollaron?

Realizamos varios trabajos que no hacemos regularmente en el campo del retail, uno de los más significativos fue el diseño, fabricación del vitral sobre el patio principal. Allí trabajamos con el Maestro Gualberto, y ver el proceso de creación de éste, fue uno de los trabajos más interesantes y gratificantes.