Economía crecerá más de 4% este verano por construcción de tres proyectos mineros

La economía peruana tendrá un inicio de año manteniendo el ritmo de crecimiento con el que cerró el 2018. Y es que para el verano se espera que el producto bruto interno (PBI) crezca más de 4%.

De acuerdo con las estimaciones de Intéligo SAB, en el primer trimestre la economía crecería 4%, mientras que el BBVA Research es algo más optimista y en sus estimados preliminares indica que entre enero y marzo el crecimiento sería similar al del último trimestre del 2018 que fue en torno al 4.5%, publicó el diario Gestión.

Razones

El economista jefe del BBVA Research, Francisco Grippa, explicó que el crecimiento del verano estará sustentado en la normalización de la producción minera, sumado a la inversión en este mismo sector que empezaría con fuerza con la construcción de tres proyectos grandes que son Quellaveco, Mina Justa y la ampliación de Toromocho. Por su parte, el analista sénior de Research de Intéligo SAB, Luis Eduardo Falen, afirmó que este dinamismo de la inversión minera permitirá que la inversión privada total crezca 5.5% en los tres primeros meses del año.

Añadió que también habrá una influencia del consumo privado que se expandiría alrededor de 4%. Tanto Grippa como Falen coinciden en que este mejor comportamiento del sector privado, tanto por la inversión como el consumo, contrarrestará la caída de la inversión pública, la misma que se dará por el cambio de autoridades regionales y locales. Intéligo SAB estima que esta caída en el primer trimestre sería de 14%.

Desempeño del año

A lo largo del año, los trimestres siguientes tendrán un desempeño variable. Intéligo proyecta un segundo trimestre con un avance más bajo,creciendo alrededor de 3% debido a que en el mismo periodo del año previo hubo un crecimiento alto.

Luego se retomaría el ritmo de crecimiento en el tercer y cuarto trimestres con tasas de 4.5% y 4.8%, respectivamente. “En la primera mitad del año va a destacar todo lo que tiene que ver con minería y en la segunda mitad la construcción tomaría protagonismo por la normalización de la inversión de los gobiernos locales y regionales”, precisó Grippa.