Luminarias para alumbrado público: Mejor iluminación en calles y vías

Hasta hace poco el alumbrado público en el mundo era en base a la iluminación con lámparas de sodio. Hoy en países desarrollados se ha dejado de lado esta tecnología para dar paso al LED, que aproximadamente en el año 2000 inicia su incursión, como un tema experimental, el cual por las múltiples ventajas que ofrece superó rápidamente a la anterior solución lumínica.

De acuerdo a la norma EC 020 del Reglamento Nacional de Edificaciones el alumbrado público tiene por objeto brindar los niveles lumínicos en las vías y lugares públicos, proporcionando seguridad al tránsito vehicular y peatonal. Estos comprenden las vías y lugares públicos tales como las avenidas, jirones, calles, pasajes, plazas, parques, paseos, puentes, caminos, carreteras, autopistas, pasos a nivel o desnivel, etc. Actualmente todos los grandes fabricantes de sistemas de iluminación apuestan por esta tecnología que será la principal fuente de luz del futuro.

Asimismo, indica que la prestación del servicio de alumbrado público es de responsabilidad de los concesionarios de distribución, en lo que se refiere al alumbrado general de avenidas, calles, parques y plazas. Y por otro lado, las Municipalidades podrán ejecutar a su costo, instalaciones especiales de iluminación, superior a los estándares que se señale en el respectivo contrato de concesión. En este caso deberán asumir igualmente los costos del consumo de energía, operación y mantenimiento.

Como mencionamos en el inicio la tecnología LED no solo hoy forma parte del sector comercial, residencial e industrial, sino también poco a poco se abre paso en el segmento del alumbrado público.  Esta tecnología se basa en la electroluminiscencia que es la conversión directa de la energía eléctrica en luz (LED se basa en este fenómeno), sin necesidad de un paso intermedio como en la descarga de un gas (fotoluminiscencia) o como el calentamiento de un material (incandescencia).

Sus componentes básicos son:

Óptica: El sistema óptico con lente de la luz generada, tiene un control estricto de la dispersión.

Driver: El LED, al no poder conectarse directamente a tensión de red, requiere de un sistema de fuente de alimentación, denominado Driver. Para aplicaciones optoelectrónicas se utiliza el semiconductor InGaP (que emite luz ámbar y roja) o InGaN (que emite cercana al UV, luz verde y azul). Por este motivo el material, semiconductor empleado en la fabricación del chip es el responsable del color de la luz que emitirá.

Disipador de calor: La principal causa de la depreciación del flujo luminoso es el calor producido en el interfaz de unión del LED, por el proceso de generación de la luz. Al no emitir radiación infrarroja (IR), el calor producido en el proceso de generación de la luz debe ser disipado por conducción o convección.

ALUMBRADO-PUBLICO