Equipos de videovigilancia: Seguridad completa en instalaciones

La tecnología en la actualidad es el día a día de las personas e industrias; y sectores como el constructor e inmobiliario no están ajenos a ello. Así, los equipos de video se convirtieron desde hace varios años en un arma para identificar y salvaguardar tanto a personas como a bienes. Revisemos en este informe las tecnologías usadas y a los principales actores que trabajan en el mercado nacional.

Dada la sensación del aumento de la delincuencia que afecta a varias zonas del país, cada vez más proyectos inmobiliarios, residenciales, comerciales, industriales y de servicios, incluyen una plataforma de videovigilancia, por lo que arquitectos y proyectistas deben considerar estas instalaciones en sus proyectos para evitar conflictos posteriores, que pueden tener resultados indeseables, ya sea estéticos o funcionales.

Tradicionalmente, la videovigilancia ha estado asociada a los sistemas de Circuito Cerrado de Televisión (CCTV), pero en los últimos años la tecnología IP ha permitido optimizar este segmento con nuevas soluciones y beneficios para el usuario final, permitiendo, por ejemplo, la supervisión remota de las imágenes y audio.

De modo esquemático, un sistema de videovigilancia IP consiste en cámaras de video (que capta las imágenes) y un grabador digital de video (que las graba en un disco duro y ofrece generalmente funcionalidades de gestión para el sistema), conectados por medio de una red IP (cableada o inalámbrica). Existen diversas opciones de kits, y su implementación depende de las necesidades de cada proyecto.

En este sentido, al diseñar el proyecto, se recomienda tener en cuenta la instalación de los distintos elementos de la plataforma, es decir, cámaras, cableado y equipos activos (switches, router y otros). En otras palabras, no solo se debe planificar el posicionamiento óptimo de las cámaras, sino también tomar en cuenta los espacios requeridos para la instalación del cableado y del equipamiento necesario para el funcionamiento del sistema.

El Perú no está exento de la ola de delincuencia que actualmente se vive, en donde vemos que locales comerciales, bancos, universidades, restaurantes, hogares, entre otros, utilizan las cámaras como parte de su sistema de seguridad, dada su alta capacidad de ‘atrapar’ a los delincuentes en vivo cuando comenten un crimen; y sirven como prueba legal de evidencia. De ahí su importancia.

En ese sentido hay que destacar que el video se convierte en una herramienta imprescindible para facilitar la toma decisiones de otros departamentos de una empresa con el objetivo de maximizar la rentabilidad del negocio, además de garantizar la seguridad del mismo y minimizar la pérdida desconocida.

Así, por lo general, la instalación mínima de un equipo de videovigilancia está compuesto por una cámara y un grabador, que no tiene por qué tener unidad de almacenamiento, y se le puede añadir elementos como más cámaras, sirenas, sensores micrófonos, monitores, hasta lograr una instalación de videovigilancia compleja.

Cabe precisar que, con la instalación de estas cámaras, no solo es posible mantener un control sobre los delincuentes, sino también prevenir que cualquier cosa incorrecta suceda dentro de las instalaciones del hogar, oficina, obra o fuera de ellas.

Otra de la importancia de estos dispositivos es que también pueden ser utilizados en carreteras y caminos para monitorear a las personas que violan las normas de tránsito.

Revisemos, a continuación, a las principales empresas que hoy por hoy aportan con su tecnología, cuidado y experiencia a la seguridad de muchos rubros económicos y familiares del país.

 

EQUIPOS- VIDEOVIGILANCIA