Tres tips para proteger tu vivienda de los constantes cambios de temperatura

UTILITARIO. Durante el invierno 2019, Lima ha experimentado las temperaturas más bajas de los últimos 10 años, llegando a descender a 10 grados centígrados, según el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senhami). Aunque la temporada finaliza el 23 de septiembre, el clima limeño sorprende con momentos soleados, humedad que cala los huesos y fuertes ráfagas de viento, características poco usuales si consideramos la proximidad de la primavera.

Mientras en el interior del país, departamentos como Piura (la ciudad del eterno sol) amanecía con lluvia y cielo nublado, el caso más emblemático se registró el último día de julio, pues la temperatura descendió hasta los 11.9°C, según reportó el meteorólogo Abraham Levy. Asimismo,  Trujillo (la ciudad de la eterna primavera), presentó cielo nublado y la temperatura llegó hasta los 15°C, según Senamhi.

Por ello, especialistas del clima han coincidido en mencionar que la población no debe descuidarse y dejarse guiar por los momentos soleados, pues las temperaturas bajas se mantendrían hacia el final del invierno, alcanzando un promedio de 13°C en Lima. Asimismo, estos cambios bruscos de temperatura podrían afectar las viviendas de un porcentaje de ciudadanos.

De acuerdo con el informe del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) del 2016, hay un déficit de 1 800 000 viviendas entre familias que habitan una vivienda precaria y las que no cuentan con una casa, posicionando a Perú detrás de Nicaragua y Bolivia, como el tercer país de América Latina con mayor déficit de vivienda.  Además, se diagnosticó que los tres principales problemas en materia de construcción de nuestro país son: limitado acceso a viviendas en las zonas más vulnerables, construcciones informales, escaso desarrollo de planificación urbana y falta de terrenos que no estén en zonas de riesgo.

El arquitecto especialista en construcción de Eternit, Jaime Coronel Zegarra, opina que es importante que se construyan viviendas capaces de resistir todo tipo de escenarios climatológicos, ya que los climas extremos ponen en riesgo las construcciones y la seguridad de las familias.

Por este motivo, Coronel Zegarra comparte tres recomendaciones para que tu vivienda sea resistente:

  1. Construye con los materiales adecuados.- Al construir, debemos considerar la calidad y accesibilidad. Por ejemplo, los techos Eternit están hechos de fibrocemento, y por sus propiedades, garantizan una casa resistente. Asimismo, es un material que, si está bien instalado, tiene larga duración.
  2. Construye en función a la zona y tipo de clima.- Los materiales como los techos ondulados de fibrocemento son resistentes a cualquier clima, porque no se queman, tampoco se deforman con el calor, no se oxidan y aíslan el ruido producido por la lluvia, a comparación de otros materiales.
  3. Construye seguro.- Se debe prestar una atención especial a la instalación de los techos en el hogar para evitar daños por el clima. Es necesario contar con la pendiente adecuada dependiendo de la zona o región en la que se encuentre, así el agua de las lluvias no se empozará. Del mismo modo, debemos revisar en qué dirección discurre el agua, que por lo general se produce en las partes laterales de la vivienda, produciendo debilidad en los muros. Para evitar esto, es importante instalar sistemas de evacuación del agua como canaletas, con la finalidad de direccionarla hacia el piso o jardín.