Rehabilitación de vía en Piura culmina en doce días

El director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC), Edgar Quispe Remón, verificó el avance de los trabajos de rehabilitación del último tramo de la avenida Guarda Civil que va de la avenida Guillermo Irazola a la avenida Luis Montero, en el distrito de Castilla, en Piura.

Quispe Remón visitó esta ciudad para supervisar la ejecución de diversas intervenciones incluidas en el Plan Integral de Reconstrucción con Cambios (PIRCC) y verificó los trabajos iniciados en el último tramo de la avenida Guardia Civil, una vía clave para el ingreso y salida del distrito de Castilla, que fue afectada gravemente por las lluvias hace dos años.

La avenida Guardia Civil fue rehabilitada parcialmente, pero para el último tramo de cinco cuadras el compromiso fue asumido por la empresa privada conjuntamente con la Universidad Nacional de Piura.

La intervención de un tramo de cinco cuadras de la avenida Guardia Civil, el último que falta rehabilitar luego de las torrenciales lluvias de hace dos años, se realizará con una moderna tecnología que ahorra recursos. Se espera que los trabajos, que empezaron el último viernes, terminen en aproximadamente doce días.

Las empresas privadas a cargo de la obra proporcionan los recursos necesarios para la rehabilitación de la avenida. La Universidad de Piura aporta la geotecnia y sus alumnos realizan las labores topográficas como parte de su formación profesional.

Los trabajos se desarrollan en tres etapas. En la primera etapa se realiza la estabilización de la base del terreno mediante la aplicación de aditivos y luego se utiliza una máquina sofisticada, la recicladora, que corta y homogeniza estos materiales.

“La máquina corta 25 centímetros de la capa existente y la recicla para que luego opere la motoniveladora y los rodillos. La base queda cementada y estabilizada, lista para recibir una nueva capa de asfalto”, explicó un técnico al director ejecutivo de la ARCC.

La primera fase concluye con el esparcido y la compactación con un rodillo vibratorio liso. En la segunda fase se utiliza un equipo sofisticado de última generación que aplica tratamientos dobles en paralelo y de alto rendimiento.

Posteriormente se aplica señalización horizontal con equipos modernos que permitirán que la avenida Guardia Civil esté completamente recuperada en poco tiempo. La vía intervenida tiene dos calzadas en ambos sentidos de 517 metros cada una. En total son 6,800 metros cuadrados en los que se va a aplicar esta tecnología.

Uno de los beneficios de este procedimiento es que no contamina el medio ambiente y, además, el costo total es la mitad de lo que se gasta con técnicas tradicionales y también se ahorra en el tiempo de ejecución de la obra.

Finalmente, el director ejecutivo de la ARCC sostuvo reuniones con autoridades de Piura para evaluar el avance en la ejecución de las intervenciones que se desarrollan en diversos sectores y con diversas unidades ejecutoras.

*foto referencial

(BQO)