Martillos hidráulicos y neumáticos: Poder demoledor

Basados en los mismos principios, tanto los martillos hidráulicos como neumáticos han sido diseñados para demoler pavimentos o construcciones de diversa índole, y hasta realizar agujeros de grandes dimensiones. Estos martillos si bien tienen el mismo objetivo su activación y funcionamiento son distintos. A través de este informe conozca lo que los diferencia, así como sus prestaciones para el sector construcción.

Un martillo hidráulico es más pesado y de grandes dimensiones. Éste se acciona a través de un fluido hidráulico, que circula a presiones elevadas. Debido a su tamaño deben acoplarse a una excavadora o mini cargador.

Estos martillos son más costosos, potentes y de mayor eficiencia, y se emplean ampliamente en el sector construcción para hacer demoliciones de gran escala tanto vertical como horizontal, rotura de cimientos, así como en minería para trabajos específicos en canteras.

En tanto el martillo neumático es portátil y basa su funcionamiento en mecanismos de aire comprimido. Realmente funciona como un martillo, pues no agujerea, sino que percute la superficie con objeto de romperla en trozos. Estos equipos suelen ser manejarlo una sola persona. La fuente de poder es un equipo compresor, independiente, capaz de suministrar un volumen de aire comprimido adecuado a la herramienta.

La mayoría de los demoledores modernos usan tecnología electro neumática, en donde un motor eléctrico en el interior de la herramienta mueve un pistón comprimiendo una cavidad de aire, creando a su vez un impacto sobre un cincel acoplado a la herramienta. El movimiento del cincel genera un efecto de martilleo sobre la superficie a romper.

Conozcamos más sobre estos equipos de la mano de 4 empresas importantes que comercializan estos martillos tanto hidráulicos como neumáticos de prestigiosas marcas a nivel internacional.

MARTILLOS HIDRAULICOS