Fresadoras de mano: Herramienta para tareas precisas sobre madera

Su uso se orienta al tallado y ranurado en madera, debiendo cumplir con dos factores escenciales: velocidad, para el correcto funcionamiento del accesorio (fresa); y fuerza, para romper la resistencia que ofrecen las maderas más duras. Bajo esta premisa, en las siguientes líneas la revista PERÚ CONSTRUYE describe la oferta existente en el mercado, de la mano de las principales empresas fabricantes y proveedoras.

La fresadora está conformada por una escala de profundidad que determina el ingreso de la fresa en el material; un cuerpo de motor, que es la parte robusta y estructural; las empuñaduras, para el contacto entre el usuario y la herramienta; una pinza, que permite mantener la fresa fija; y la base, que es la superficie de contacto.

“Esta última (la base) es importante porque, según el tipo y modelo de la herramienta, puede contar con sistemas de extracción de polvo para trabajar sobre superficies limpias y saludables”, sostuvo el Demostrador y Capacitador de Makita, Christ López.

Por su parte, Gustavo Gaiarin, gerente de Marcas y Planeamiento Estratégico de la empresa Sedisa, mencionó que, para evitar el sobrecalentamiento, es importante emplear la herramienta hasta su límite correspondiente y no excederlo.

“Cuando el equipo llega a este punto, lo que se debe hacer es dejarlo trabajar en vacío para que el ventilador baje la temperatura del motor, el sensor se apague y el equipo pueda seguir trabajando normalmente”, recomendó el especialista.

En tanto, Álex Vergaray, jefe de Marketing de la empresa Uyustools Perú, precisó que la fresadora puede conectarse a una aspiradora, con el propósito de iniciar el proceso de limpieza de los componentes internos y así no afectar su funcionamiento.

Antes de maniobrar el equipo, es necesario que el usuario se despoje de “todo tipo de cadenas y pulseras; y si tiene el cabello largo, debe amarrárselo; nunca operar el equipo bajo cansancio o efectos de alcohol”, sugirió el experto.

Accesorios

En relación a las fresas que se pueden emplear, la diversidad es bastante amplia siendo los modelos más comunes la fresa tipo “romana” o las fresas “cola de milano”, las cuales se emplean para acabados decorativos y de unión respectivamente.

De esta manera, para su instalación, solo basta con fijarse que el diámetro del encastre de la fresa coincida con la medida de pinza que estamos empleando en el equipo.

Instalación

A través de la regla de profundidad, ubicada en la parte frontal del equipo, se marcará la profundidad deseada para la inserción de la fresa. Luego, con un simple giro en la empuñadura el equipo queda asegurado y no se moverá de esa posición.

En tanto, para colocar la guía lateral, basta con atornillarla a la base de la herramienta en los espacios dispuestos para ellos con tornillos de tipo mariposa que vienen acondicionados en el equipo.

Sin más preámbulos, conozcamos a los principales fabricantes y representantes de las más renombradas marcas de fresadoras de mano para el mercado peruano.

FRESADORAS