Lambayeque: Construirán pozo para solucionar falta de agua potable en el penal de Picsi

Se beneficiarán más de 4,000 internos, informó el gobernador regional, Anselmo Lozano.

En el penal de Picsi, en la región Lambayeque, construirán un pozo que dotará de agua potable a más de 4,000 internos durante las 24 horas del día, así como redes de alcantarillado y una cámara de bombeo, con lo cual se solucionará el estado de emergencia en el sistema de este líquido elemento en dicho centro penitenciario.

Así lo reveló el gobernador regional de Lambayeque, Anselmo Lozano Centurión, tras una visita de inspección a dicho centro de reclusión, con el fin de determinar las coordenadas exactas para la perforación del pozo que permita contar con más de 30 litros por segundo de agua. Con tal objetivo sostuvo una reunión de emergencia con sus funcionarios y representantes de la Oficina Regional Norte de Chiclayo del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe).

Se informó que el penal de Picsi fue construido para albergar a sólo 800 internos y desde el inicio de la pandemia por el covid-19 hasta octubre último, ya cuenta con 4,234 reclusos, superando de manera exorbitante su capacidad inicial y generando insalubridad entre la población interna a consecuencia del hacinamiento.

Más aún, con el calor que se avecina y la nueva ola del covid-19 la situación se volvería insoportable, dijo la autoridad regional.

En octubre último, personal técnico de la Gerencia de la Red de Salud de Chiclayo recorrió todas las instalaciones de almacenamiento de agua potable tomando muestras de las mismas para determinar el porcentaje de contaminación y ver si está apta para el consumo de la población penitenciaria. 

También el personal técnico de la Unidad Formuladora de la Gerencia Ejecutiva de Vivienda, realizó el recorrido por todas las instalaciones del penal para verificar el actual funcionamiento del sistema de agua y alcantarillado y la eliminación de las aguas grises al sistema colector de la ciudad de Picsi.

En la actualidad, los internos únicamente se abastecen de agua ciertas horas al día y su infraestructura se encuentra en malas condiciones. El establecimiento tiene un sistema de bombeo cuya Beta no satisface la alta demanda de internos, atentando contra la salud.



Igualmente, el sistema de alcantarillado se halla en pésimas condiciones, y al colapsar cada cierto tiempo, provoca el aumento de contaminación, causando alta vulnerabilidad en el estado de salud de los reclusos.

“Se debe contemplar primero los derechos humanos de los internos del penal. Se les puede privar de su libertad, pero no de su dignidad”, remarcó el gobernador regional al disponer la inmediata ejecución del expediente técnico para la ejecución de los trabajos que incluyan la mejora en las redes de alcantarillado y la cámara de bombeo, pues por el momento las aguas servidas no tienen la fluidez necesaria para ser desechadas, refirió.

En la inspección a Picsi, Lozano estuvo acompañado del administrador del penal, Manuel Acosta Zeña; del gerente de Vivienda, Cristian Ibáñez; y del gerente de Estudios de la Gerencia de Infraestructura del gobierno regional, Juan García Montenegro.