MVCS instaló más de 15 000 módulos sanitarios en beneficio de 58 000 personas

Se trata de unidades básicas de saneamiento con inodoro, ducha, lavamanos y lavadero, que fueron instaladas en 16 regiones durante el actual gobierno.

El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) ha implementado, durante el actual periodo de gobierno, más de 15 000 módulos de baño en localidades rurales sin alcantarillado, que han permitido a cerca de 58 000 pobladores contar por primera vez con agua potable y saneamiento básico de calidad en sus viviendas, gracias a una inversión superior a los S/ 600 millones.

A estos módulos de baño se les conoce como Unidades Básicas de Saneamiento (UBS), que incluyen inodoro sanitario, ducha, lavamanos y lavadero multiusos. Se trata de un espacio seguro, cómodo y privado que contribuye a adoptar prácticas saludables de higiene en las familias, y que ayuda a erradicar enfermedades diarreicas, así como a disminuir la anemia y la desnutrición.

A través del Programa Nacional de Saneamiento Rural (PNSR), el MVCS ha implementado más de 15 000 módulos en 16 regiones: Áncash, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Lambayeque, Pasco, Puno, Ucayali, Apurímac, Ayacucho, Amazonas, Piura, San Martín, Cajamarca, Junín y Loreto. En estos cuatro últimos departamentos se registra el mayor número de UBS instaladas. 

“Para este año 2022 se tiene proyectado concluir un total de 4200 unidades básicas de saneamiento para 16 250 pobladores, con una inversión de S/112 millones”, informó Juan José Quispe, coordinador del área de estudios de la Unidad Técnica de Proyectos del PNSR.

Estas UBS, precisó el especialista, pueden ser de arrastre hidráulico o de tipo compostera, dependiendo de las características del suelo y la disponibilidad de agua. En la primera alternativa, las excretas son arrastradas por el agua hacia un biodigestor, donde son tratadas y luego el efluente liquido es infiltrado en el suelo adecuado. En tanto, el de tipo compostera contiene un inodoro especial que separa la orina de las heces y que no requiere de agua. Aquí, las excretas se depositan en una caja compostera, donde se descomponen y pueden usarse como abono.

“Se trata de tecnologías que buscan no tener impactos negativos en el medio ambiente, y que representan una solución sostenible en el tiempo para las comunidades rurales dispersas, en donde no es viable el tendido de redes de alcantarillado”, precisó Quispe.