Mercado de ladrillos

Mercado de ladrillos

Los ladrillos son uno de los materiales más utilizados en el sector construcción, que se mantiene vigente a pesar de los años, gracias a su versatilidad y practicidad en su aplicación.

El bloque de arcilla, más conocido como ladrillo, es considerado como un elemento líder en la industria, debido a su bajo costo, fácil manejo, rápido transporte y larga duración. Además, cuenta con varias propiedades y beneficios que lo convierten en un material muy popular.

Los ladrillos de arcilla se utilizan para construir paredes exteriores e interiores, así como tabiques. Un ladrillo es de forma rectangular y de un tamaño conveniente, que se puede manejar con las manos.

Por otro lado, los ladrillos pueden estar elaborados de arcilla quemada, o una mezcla de arena, cal o de concreto. Sin embargo, los ladrillos de arcilla se usan mayormente ya que son más económicos.

Gracias a su alta demanda en el sector construcción, siendo la autoconstrucción su principal consumidor, las ventajas técnicas han ido variando y adaptándose a las necesidades del rubro, evolucionando ante nuevos métodos constructivos.

En ese sentido, los expertos en construcción han ido marcando pauta en la demanda de los ladrillos, diferenciando las diversas cualidades y funciones que tienen, así como los beneficios que puede traer la adquisición de un buen producto.

Por ello, elegir el material ideal hace que la construcción sea más segura y sismorresistente, cumpliendo los determinados estándares de seguridad que se requieren, aminorando las consecuencias de un terremoto o cualquier fenómeno que pueda presentarse.

Tipos de ladrillos

En la actualidad se encuentran diferentes tipos de ladrillos, para ser aplicados en diversos espacios, en la construcción y en la decoración. Entre ellos tenemos al ladrillo para muros portantes, ladrillos para tabiques y ladrillos para techo.

El muro portante soporta el peso de la estructura de una casa y es sismorresistente. Se le reconoce porque las viguetas de los techos se apoyan transversalmente a ellos; por ello, se debe aplicar ladrillos de muy buena calidad.

Los ladrillos para muros portantes se clasifican en cinco tipos, de acuerdo a su resistencia a la compresión. En ese marco, se tiene desde el Ladrillo I (King Kong Artesanal) que resiste 50 kg/cm2; el Ladrillo IV (King Kong Industrial) que resiste 130 kg/cm2; hasta el Ladrillo V (King Koncreto) que resiste 180 kg/cm2. No obstante, es recomendable comprar ladrillos elaborados de manera industrial, ya que garantizan mejor uniformidad en sus dimensiones y mayor resistencia.

Se denomina tabiques a los muros que no soportan el peso de la estructura de la casa ni la presión de los sismos, y se utilizan para separar los ambientes. Para este tipo de muro, se aplica el ladrillo pandereta. Este mide 12 cm de ancho, 10 cm de alto y 23 cm de largo; es liviano y es más económico que el ladrillo King Kong.

En el caso de los ladrillos para techos, generalmente miden 30 cm de ancho por 30 cm de largo, con diferentes alturas que dependen de la longitud libre de los techos. Pueden ser de 12, 15 o 20 cm, y son utilizados para techos aligerados de 15, 20 o 25 cm de espesor respectivamente.

Con relación a las características de un buen ladrillo, este se identifica porque es uniforme en color, tamaño y forma; es sólido y compacto; está libre de grietas y otros defectos como burbujas de aire; y no absorbe más del 1/5 de su propio peso cuando se sumergen en agua durante 24 horas.

Lea el informe completo en nuestra edición 79 de Perú Construye