Construcciones modulares

Construcciones modulares

En los últimos años, las construcciones modulares han tenido un alto crecimiento en el mercado peruano por sus múltiples ventajas que permiten -entre otras cosas- acortar el tiempo de ejecución de una obra trayendo consigo un ahorro importante en el costo de la inversión.

Debido a que el país es altamente sísmico, y cuenta con una variedad de zonas geográficas en su territorio, la construcción modular viene ganando terrero para ejecutar diferentes proyectos en distintos
sectores como vivienda, salud y educación.

Es así que, se va estableciendo en el país como una gran alternativa constructiva en el presente y con grandes expectativas a futuro. Y es que esta solución se caracteriza por brindar una mayor rapidez en el
avance de la obra, comodidad, economía y confort.

Estas construcciones modulares aparecieron en 1833, con el nombre de “Manning Cottage”, con la finalidad de cubrir las necesidades de los nuevos colonos en Australia. Con el tiempo en Estados Uni
dos, se fue desarrollando más y más, hasta que en el siglo XIX, casi el 80 % de las viviendas estadounidenses eran prefabricadas.

Luego esta tendencia pasó al viejo continente, en el siglo XX, y al llegar a Alemania muchas empresas decidieron apostar por estas innovadoras construcciones, comenzando a desarrollar nuevos conceptos y tecnologías que permitieron mejorar la propuesta original y brindar mayor confort a las personas que lo habitan.

Basadas en la creación y ensamble de módulos estandarizados habitables, las construcciones modulares permiten flexibilidad y personalización de la edificación a proyectar. Los materiales que usualmente se usan son acero madera y concreto.

Estructuras resistentes

Estructuralmente, estos edificios modulares son increíblemente más resistentes que las construcciones tradicionales, ya que cada uno de los módulos está independientemente desarrollado para soportar
el transporte desde el lugar del ensamblaje hasta su destino final.

Las construcciones modulares tienen 6 etapas bien definidas de construcción, estas son: análisis previo, desarrollo técnico y diseño, fabricación y obra civil, transporte, instalación y ensamblaje, y entrega.

Una vez culminado el proceso, podrán usarse para viviendas, oficinas, colegios, hospitales, consultorios, taquillas, vestuarios, entre otros.

Las ventajas, en comparación a la construcción tradicional, la reducción de tiempos de diseño y construcción, esto es gracias a la producción en fábrica y a la optimización en el uso de los materiales,
al igual que la mano de obra.

Otra ventaja es el costo, ya que su construcción es un proceso más controlado y en serie, lo que significa que representa una reducción de imprevistos, optimizando los costos. Son adaptables y flexibles,
ya que permite añadir o eliminar módulos durante el proceso constructivo y a lo largo del tiempo. Asimismo, estas construcciones se pueden reubicar fácilmente.

Sin dejar de lado la responsabilidad ambiental, estas construcciones reducen los residuos y genera un ahorro muy significativo de energía, aminorando así el impacto ambiental. En esta misma línea,
tienen tecnologías que permiten el uso de energías renovables para recolectar y distribuir energía, luz, agua y ventilación.

Lea el informe completo en nuestra edición 79 de Perú Construye