Rusia y Ucrania: Petrobras monitorea situación de la crisis

La empresa consideró que un impacto muy significativo en los costos, porque se observan que los precios del GNL regresan a un nivel de US$ 300 por barril.

El director ejecutivo de Comercialización y Logística de Petrobras, Cláudio Mastella, declaró que la compañía está atenta a la crisis entre Rusia y Ucrania.

Un primer punto indicado fue que por el momento no ve impacto en la seguridad de la atención al cliente en Brasil.

“Hasta ahora, la crisis está restringida a la región. En Brasil estamos abastecidos por refinerías del país y por importaciones de otras zonas del mundo”, comentó.

Con respecto a los precios, Mastella señaló un impacto de un aumento muy fuerte en la volatilidad de los precios en el mercado.

“Hoy hubo un pico que aún no se ha estabilizado”, dijo.

Añadió que el mercado está atento a lo que está sucediendo y tratando de evaluar las consecuencias de la crisis, en función de la situación que se desarrolla en Ucrania.

Otros enfoques

Por su parte, Rodrigo Costa, director Ejecutivo de Refinación y Gas Natural, dio seguimiento al posicionamiento de Mastella.

Según la Agencia Brasil, el directivo comentó que están atentos al movimiento de la nueva realidad de suministro de gas natural licuado (GNL) de Estados Unidos a Europa, África y Asia.

Esto por la crisis entre Rusia y Ucrania, dado que una parte importante del gas importado por Brasil proviene de los Estados Unidos.

En ese sentido, resaltó que Petrobras “no ve ningún riesgo en mover carga para cumplir con los compromisos contractuales”.

“Lo que sí vemos es un impacto muy significativo en los costos, porque ya estamos viendo que los precios del GNL regresan a un nivel de US$ 300 por barril. Umbrales extremadamente altos, que aportan mayor onerosidad al coste de la regasificación”, resaltó.

Por otro lado, Rodrigo Costa consideró que no ve problemas de disponibilidad de carga.

Así, con la recuperación de los embalses, Costa indicó que no hay necesidad de mayores importaciones para abastecer los mercados termoeléctricos y no termoeléctricos de Brasil.