Incotec Cimentaciones del Perú recomienda el uso correcto de columnas de grava

Incotec Cimentaciones del Perú

Incotec recalca la importancia del uso correcto de las columnas de grava para que los proyectos de sus clientes se ejecuten con la solución de una forma correcta y responsable.

Incotec Cimentaciones del Perú se especializa en el uso óptimo de cimentaciones profundas, pantallas y anclajes, y mejoramiento de suelos; diseños y ejecución de ingeniería que se adecuan a cada proyecto para asegurar su éxito.

Las columnas de grava nacieron como un método de mejora de terrenos cohesivos blandos mediante la rigidización que produce la introducción de suelos granulares en los orificios creados por el vibrador o equipo de pilotaje convencional. Es decir, que se construyan en el espacio que deja el equipo de construcción, ya sea por reemplazo o por desplazamiento.

El concepto principal es aumentar la capacidad portante del terreno, la estabilidad al deslizamiento en terraplenes, acelera el proceso de consolidación del terreno (constituyen drenes verticales) y provoca una reducción de los asentamientos en condición de servicio. Se aplica también en arenas limosas, suelos limosos, limos arcillosos, arcillas y rellenos heterogéneos.

Un uso habitual, en zona sísmica, es usarlas como elementos de mitigación de licuefacción. Además de proveer zonas de mayor permeabilidad para funcionar como drenes verticales que ayudan en la disipación rápida de la presión de poros que se produce durante un sismo; si se instalan por desplazamiento sin extracción, este proceso incrementa la densidad alrededor de la columna logrando un incremento de la densidad y rigidez del suelo consiguiendo una reducción notable de la probabilidad de licuación de suelos.

El principal problema que existe con los métodos tradicionales de ejecución es que suele propiciar un sub dimensionamiento del diseño, ello propicia que el riesgo de una mitigación resulte menor a la prevista. Ello se debe a dos factores: la densificación perimetral tiene un radio que depende de la energía usada durante la construcción de la columna y, por otro lado, de las condiciones geotécnicas finales del terreno. Por otro lado, al ir colocando la grava, en general con auxilio de vibración o impactos, gran parte de la misma queda embebida en el suelo natural, con lo que la mejora en la conductividad hidráulica no se produce en los valores previstos en el diseño. Esto nos lleva a que, para que esta solución sea adecuada, la distancia entre columnas de grava debe reducirse hasta que las zonas de mejora de densidad se superpongan para tener valores que ya no resulten propensos a la licuación.

Investigaciones recientes referidas al fenómeno de licuación de suelos inciden en la importancia de verificar las condiciones de mejora del terreno natural circundante luego de la ejecución de las columnas de grava. Se recomienda ejecutar estos elementos con metodologías que permitan la densificación del suelo y/o se complementen con otras alternativas de mejoramiento de suelos que permitan la densificación del suelo.