Equipos de Protección Personal (EPP): Seguridad en las alturas

Los riesgos durante la jornada laboral están presentes en todo momento, y puede afectar el bienestar de los trabajadores. Más aún si se desempeñan en el sector construcción, es por ello que se les exige trabajar con equipos de protección personal que les permita resguardar su integridad física sin dificultarles sus funciones.

Los equipos de protección personal (EPPs) son diseñados para salvaguardar las áreas más delicadas e importantes del usuario. Un ejemplo de ello es el uso de cascos, lentes y respirador para el cuidado de la cabeza, una zona muy sensible del cuerpo.

Los cascos cuentan con una suspensión, que tiene la propiedad de distribuir los impactos. De igual manera, están fabricados de plásticos laminados, moldeados bajo altas presiones, fibra de vidrio y polipropileno de alta densidad, que protegen a la cabeza deposibles golpes, riesgos eléctricos, entre otros.

Asimismo, es importante resaltar que existen forros para los cascos, que tienen el fin de proteger a los trabajadores de las bajas temperaturas, convirtiéndolo en un equipo más cómodo. Además, cuentan con dispositivos de conexión desmontables para protectores faciales y auditivos, que brindan protección ante derrames o salpicaduras de ácidos, productos químicos y líquidos calientes.

Por otro lado, se les provee a los trabajadores equipos de protección contra caídas para los trabajos en altura. Estos no se enfocan en proteger determinadas partes de la persona, sino todo su cuerpo de forma integral en caso ocurriese una precipitación. Para ello, existen dispositivos anticaídas que resisten a la gravedad y mantienen seguros a los trabajadores, aún a alturas considerables.

Lea el informe completo en nuestra edición 74 de Perú Construye