Guido Valdivia: «El Estado debe apoyar la adopción de la tecnología para una construcción más económica y segura»

Asimismo, resaltó la importancia de entender las nuevas necesidades de la población.

Durante su participación en el evento “Crecimiento y desarrollo inmobiliario de viviendas y oficinas”, organizado por Expoarcon, la revista Perú Construye y el Grupo Digamma, Guido Valdivia, Director de Capeco, señaló que la población poco a poco comienza a entender que la formalidad puede ser una alternativa para salir adelante y una posibilidad que está en sus manos

“Se tiene que dar un salto cualitativo y cuantitativo para entender las nuevas necesidades de la población y para aprovechar las oportunidades que van desde el bono demográfico hasta la situación de relativa estabilidad económica adquirida, al margen de lo que está pasando ahora en nuestro país”, remarcó el Director de Capeco.

Valdivia precisó que se necesita un cambio de “dimensión”, mucho mayor a lo que se está dando en términos de Vivienda, “necesitamos entrar en las áreas rurales, y pasar a 150,000 viviendas por año”. 

En otro momento de su intervención, señaló que el tema de las oficinas del mercado corporativo, es un negocio que tendrá que reinventarse, ya que Perú no tiene cómo competir con otros países.

“Nosotros no tenemos un distrito corporativo para traer firmas globales hacia nuestro país, siendo eso lo que marca la cumbre o el límite del negocio corporativo”, refirió.

En ese sentido, manifestó que tiene que haber una decisión del Estado, de apoyar de manera audaz la adopción de la tecnología de la información y de la comunicación, como elemento central para una construcción más económica, más segura y de mejor calidad. Y sobre todo, que tenga menores espacios para la corrupción.

“En la construcción pública hay un gran desafío que la tecnología puede ayudar, mejor que cualquier modificación de código penal, a reducir la corrupción en el Perú”, comentó.

Asimismo, resaltó que si el Estado, por su imprevisibilidad, no puede hacerlo; el sector privado lo puede hacer y lo debe hacer. No solamente para impulsar un negocio razonable y honesto, sino porque es una necesidad social.

“Se necesita salir de la informalidad, que es la base de la desigualdad. No sé en qué momento perdimos la brújula y sacamos a la vivienda de esta trilogía, y pusimos al agua. El derecho al agua solo se consagra con el derecho a la vivienda, y hay alternativas y en esas alternativas al sector privado tiene un rol clave. Por ello, tenemos que hacer que el Estado reaccione”, puntualizó.