Ferreycorp y sus empresas obtienen Certificación Antisoborno de Empresarios por la Integridad

La auditoría destacó, entre otros, la vigencia de un Código de Ética y de una Política Anticorrupción de cumplimiento obligatorio.

La asociación Empresarios por la Integridad otorgó a Ferreycorp y a sus subsidiarias Unimaq, Soltrak y Fargoline la Certificación Antisoborno, tras superar con éxito una auditoría independiente.

Ferreyros, empresa bandera de la corporación, cuenta con este certificado desde 2019. Estas certificaciones validan el rol de Ferreycorp en promover una cultura de integridad como valor empresarial.

“Reafirmamos nuestro total compromiso de hacer negocios con valores y ética, creemos que no hay otra manera de hacer empresa. Nuestro propósito es crear desarrollo y no lo podríamos lograr sin velar por la integridad de nuestras acciones», dijo Mariela García de Fabbri, gerente general de Ferreycorp.

Es por eso que «destacamos el trabajo que viene realizando Empresarios por la Integridad para promover la ética empresarial en todo tipo de empresa, grande, mediana, pequeña, vital para el verdadero progreso del Perú”.

“Nos parece importante evidenciar el compromiso a través de la implementación de un robusto sistema de cumplimiento que además es revisado y validado por un independiente, así nos aseguramos que no solo es una declaración, sino que existen todos los mecanismos para garantizar que nuestras acciones están alineadas a nuestra filosofía y principios”, enfatizó García de Fabbri.

Empresarios por la Integridad es una asociación sin fines de lucro, conformada por empresarios grandes, medianos y pequeños, con el objetivo de fortalecer la integridad de sus acciones y propiciar la vigencia de prácticas empresariales que permitan hacer lo correcto en beneficio del país.

Altos estándares

Cabe resaltar que, durante la auditoría realizada por un tercero independiente de reconocida trayectoria, que dio lugar a la certificación, Ferreycorp y sus empresas demostraron la existencia y el buen funcionamiento de un sistema normativo anticorrupción, con principios claros para promover un comportamiento ético basado en valores con todos los grupos de interés.

Asimismo, la auditoría destacó el compromiso de la alta dirección con la materia; la vigencia de un Código de Ética y de una Política Anticorrupción de cumplimiento obligatorio; la existencia de un sistema de gestión de denuncias; y el énfasis en capacitar y sensibilizar a colaboradores y proveedores para reforzar una cultura ética y de cumplimiento, entre otros aspectos relevantes.