Entibados metálicos

Debido a los diversos proyectos de saneamiento que se vienen realizando en el país, el mercado de entibados metálicos se ha dinamizado de manera importante, pues esta solución es muy utilizada para la contención temporal de los taludes laterales de una zanja, permitiendo así, al personal de la obra trabajar con total seguridad.

Estas estructuras tienen como ventajas la reducción de costos en el uso de madera y la rapidez para acabar los proyectos en un menor tiempo, debido a que eleva la productividad. A ello se suma, que estas soluciones son muy seguras al contar con elementos que permiten soportar los empujes laterales del terreno.

En la apertura de zanjas o pozos, la tierra no siempre presenta una consistencia dura, más aún, si se tiene la presencia de agua que podría reblandecer el terreno y ocasionar un deslizamiento, poniendo en riegos la vida de los trabajadores que están en el interior. Por ello, los sistemas de entibación son importantes y necesarios en áreas donde existe riesgo de desprendimientos de las excavaciones.

Los entibados metálicos están compuestos por paredes verticales, largueros o marcos. Dichas estructuras se encargan de distribuir, transmitir y soportar las cargas generadas por el empuje lateral del suelo. Además, cubren totalmente las paredes de la excavación y deben estar correctamente aseguradas, evitando así algún accidente en el terreno en el que se está trabajando la obra.

Por la elevada flexibilidad de las entibaciones, estos equipos metálicos requieren de un soporte o codales para su estabilización. Incluso pueden tensarse mediante husillos, que son unos mecanismos que permiten el tensado de las barras mediante la aplicación de un giro a un elemento con rosca.

Una vez realizado el trabajo, deben ser retirados a medida que se vaya compactando el terreno. Los vacíos resultantes de la extracción del entibado deben ser llenados por apisonado.

Lea el informe Completo AQUÍ