Rebaja de calificación de Moody’s a Perú no tendría mayor impacto económico

El país sigue manteniendo la segunda calificación más alta en Latinoamérica.

La reciente rebaja de la calificación crediticia de Moody’s a Perú no tendría mayor impacto en la economía local, señaló el CFO y cofundador de Rextie, Matias Maciel.

La agencia internacional Moody’s Investors Service rebajó la calificación de riesgo soberano del Perú desde A3 a Baa1 el miércoles de la semana pasada.

“En principio, esta baja de la calificación crediticia en el Perú no tendría un impacto relevante en la economía del país, puesto que seguimos manteniendo la segunda calificación más alta de toda Latinoamérica”, subrayó Maciel.

La calificación de riesgo se refiere a la capacidad de pago que tiene el país de sus deudas.

Maciel explicó que una calificación menor, significa que, en opinión de Moody’s, que la capacidad de pago del Perú ante sus compromisos financieros es un poco menor que antes.

“No obstante, algo muy importante que mencionar es que Perú aún mantiene capacidad de repago alta, con una de las calificaciones más altas de Latinoamérica, exactamente la segunda más alta de toda la región”, subrayó.

Impactos de baja calificación crediticia de Perú

Maciel indicó que en términos de actividad económica de manera directa no debería haber ningún impacto, mientras que donde sí tendría un impacto sería en las tasas de interés con las que el Perú se financia.

Señaló que los inversores dado que ahora existe una capacidad de repago un poco menor que antes, estarían cobrando una tasa un poco mayor para cubrir ese riesgo.

“Esto hace que, si la tasa de interés del país aumenta, debería tener su correlato en las tasas de interés generales del país. Es probable que las tasas a las que se financian las empresas y las personas en el Perú muestren cierto movimiento al alza”, indicó.

Refirió que esto no ocurriría de manera inmediata, asimismo, el valor de los activos financieros como acciones y bonos se vería ligeramente afectado, porque estos instrumentos financieros determinan su precio, descontando sus flujos futuros a una tasa que incorpora el riesgo crediticio del país; y la misma lógica sigue la valuación de empresas o proyectos de inversión.

“No obstante, es importante mantener presente que este impacto sería muy reducido y dependerá mucho de si las otras calificadoras de riesgo internacionales, como Standard & Poor’s y Fitch Ratings, siguen el mismo camino que Moody’s”, dijo.

Refirió que la rebaja de la calificación de Moody’s se fundamente en aspectos de la coyuntura política del país en el corto plazo.

“No se produce por un desmejoramiento de las fortalezas macroeconómicas y financieras que aún el Perú mantiene intactas”, puntualizó