SIDERPERU: «Muchos pensaron que no podría hacer trabajos duros, pero siempre demostré que sí podía»  

Inició su carrera en la empresa formando parte del Technical School, en donde al terminar su carrera pudo aprender no solo la parte técnica, si no también conocer a SIDERPERU y sus procesos. Sintia Rojas, Jefe de Ventas de Construcción Civil, recuerda que primero participó para una convocatoria en el área de Marketing y la posición solicitaba era para un perfil masculino; sin embargo, “mi conocimiento técnico y experiencia en planta sumaron puntos y fui una de las elegidas”, resaltó.

Considera que su valor agregado fue conocer el proceso productivo al detalle. Y este conocimiento lo pudo trasladar a los distribuidores y ferreterías que le tocaba visitar, ganándose así la confianza y cariño de los clientes. Ellos, a cambio, le ofrecían toda su experiencia en el mundo de la ferretería y la autoconstrucción.

“Luego, me enfrenté al reto de pasar al equipo de ventas, donde tenía una cartera de industria y minería que, posteriormente, se convirtió en una cartera de construcción civil. Ahora, continúo en constante aprendizaje que me permite seguir aportando a fortalecer la relación con nuestros socios estratégicos”.

Son muchos los retos que ha tenido que superar, siendo uno de ellos el abrirse paso a pesar de los prejuicios. “En mi salón éramos 40 alumnos, de los cuales solo 2 éramos mujeres, pero al poco tiempo mi compañera abandonó la carrera, de manera que fui la única mujer. En algún momento, también pasó por mi cabeza el retirarme de la escuela: me hacían bromas por ser mujer y provinciana. Mis manos estaban lastimadas, la grasa olía feo, etc. Sin embargo, no podía darme por vencida”.

Fue así que decidió ganarse el respeto de todos, trabajando duro, y obteniendo las mejores notas. “Además no permitía que hicieran diferencias conmigo solo por el hecho de ser mujer. Si tenía que cargar tubos, lo hacía al igual que todos mis compañeros. Tal vez no podía levantar el mismo peso, pero haciendo más idas y vueltas lograba mover la misma cantidad que ellos”.

Sobrepasar un contexto adverso y convertirlo en fortaleza, esa fue su clave. “Muchos pensaron que no podría hacer trabajos duros solo por mi género, pero siempre demostré que sí: me ponía mis implementos de seguridad, como cualquier otro trabajador, y me iba a recorrer la planta sin miedo, colaborando en cualquier labor que se presentara sin importar si requería mucho o poco esfuerzo físico”.

Recuerda que con apenas 20 años, lograba cerrar de manera exitosa las negociaciones que se proponía, pudiendo así traer resultados para la compañía. Con empeño, conseguí el respeto de todos los interlocutores. De ahí que hoy sea la responsable del negocio de construcción civil a nivel nacional de SIDERPERU

 Destacó que -en este encumbramiento- el apoyo de sus líderes fue de gran ayuda para su  desarrollo. “Esto me impulsó a ser fuerte y perseverante en esta fascinante, pero a la vez compleja, industria de la construcción. Aquí he encontrado la oportunidad de ir creciendo constantemente gracias a las puertas que me han ido abriendo con el paso de los años. Nunca he tenido límites para seguir avanzando y siempre he percibido igualdad de oportunidades para todos”.

Sintia considera que ningún sector debería estar etiquetado como “solo para hombres” o “solo para mujeres”. “En el caso de la construcción, mi invitación es a pensar que todos ofrecemos un valor diferenciado, de acuerdo a nuesta formación. Espero que en el futuro podamos seguir teniendo más mujeres en este rubro tan interesante”.

Finalmente señaló que las mujeres deben creer que se puede lograr todo lo que uno se propone. “Habrá muchos retos, obstáculos (no solo físicos si no también sociales), pero confiemos en que seremos capaces de hacer que las cosas sucedan. Soñemos en grande y luchemos por ello. Las invito a atreverse a romper los estereotipos. Son cada vez más mujeres las que nos estamos animando a pertenecer a industrias como esta. En SIDERPERU alentamos ese cambio, bajo la meta de disfrutar de un equipo multidisciplinario en todas las áreas, pues en la diversidad está el valor de toda empresa”.