Reconstrucción del Puerto San Martín marca internacionalización de empresa brasileña Redram

El esfuerzo fue inmenso. Reconstruir un puerto casi completamente destruido por un terremoto, ubicado en una región desértica y plagada por frecuentes terremotos. Y, con un detalle: no se podía interrumpir el funcionamiento del terminal por las obras, que seguía funcionando con normalidad. En julio, una vez finalizado el proyecto de recuperación y modernización de Puerto Gal. San Martín, en Paracas, Perú, la constructora brasileña Redram cumplió su primer desafío internacional con sobras: la obra se completó tres meses antes del plazo acordado.

“El resultado es consecuencia de nuestro compromiso ético y de nuestra metodología de trabajo”, dice Mauro Marder, presidente de la constructora. Redram, cuya sede es en Curitiba (PR), forma parte del grupo Paraná Pattac y se especializa en grandes obras de infraestructura. Su portafolio incluye proyectos en el segmento de energía, pavimentación urbana, carreteras, infraestructura aeroportuaria y portuaria, saneamiento y las denominadas obras de arte especiales, que reciben este nombre por representar un complejo desafío técnico. Un ejemplo es la pasarela de acceso al Salto Floriano, en las Cataratas del Iguazú (PR), cuya construcción necesitaba desviar temporalmente el curso de las famosas cataratas. O el concepto, construcción y operación de la Terminal de Contenedores de Paranaguá (TCP), considerada una de las terminales portuarias privadas más grandes en operación en Brasil.

El trabajo en el Puerto de Paracas es el gran paso en el proyecto de internacionalización de Redram. En sociedad con una empresa portuguesa, la constructora de Paraná forma parte del consorcio que, en 2014, ganó la licitación abierta por el gobierno peruano para la reconstrucción de la terminal, ubicada a media hora de la ciudad de Pisco. El contrato de concesión prevé una inversión total de US $ 150 millones, de los cuales US $ 120 millones ya se han invertido en la recuperación estructural y modernización de Paracas, recién finalizada.

La tecnología de punta que Redram aplica a sus proyectos fue fundamental en la reconstrucción del Puerto Gal. San Martín. El trabajo fue concebido y gestionado totalmente en la plataforma BIM (Buil-ding Information Modeling). El sistema le permite construir digitalmente todo el proyecto, anticipando y resolviendo eventuales fallas, prediciendo con precisión los costos y el uso de insumos – desde un simple tornillo hasta sofisticados equipos robóticos -, lo que le permite monitorear el trabajo del concepto hasta la entrega. Debido a la transparencia y el control que ofrece, BIM ya es un requisito para la mayoría de los contratos de obras públicas en Estados Unidos y Europa. Redram es uno de los pioneros en el uso de esta herramienta en trabajos realizados en Brasil, lo que refuerza el esfuerzo de la empresa en la búsqueda de la excelencia en gestión de grandes obras.

En la zona de obras de Paracas, la tecnología estuvo presente, por ejemplo, a través del uso de drones. Los del tipo convencional se utilizaron para realizar levantamientos topográficos y ofrecieron monitoreo en tiempo real del trabajo diario realizado en el área de la terminal. Los drones submarinos asumieron la tarea de conferir el dragado del fondo oceánico frente al puerto, proporcionando agilidad a un trabajo que normalmente emplea barcos equipados con sonar.

También se utilizaron máquinas autónomas – que no requieren operadores -, una novedad en Perú. Este es el caso de las excavadoras de hormigón, que trabajan con precisión milimétrica. Fue la tecnología de construcción de última generación que contribuyó a mantener el sitio arqueológico ubicado en la zona de obras de la terminal sin el mínimo de daño como requerido por contrato. «La verdad es que el sector de la construcción civil está experimentando una gran transformación y nosotros estamos actualizados», explica Marder. “El entorno digital ha aumentado considerablemente la productividad del segmento. Está revolucionando el sector de las grandes obras, de los grandes proyectos ”.

Los 23 meses de actividades en Paracas involucraron la construcción de 700 metros de muelles, un patio para granel y otro para contenedores, varias edificaciones, entre otras mejorías, que se aprobaron en pruebas muy duras: en el período de las obras, la región sufrió nada menos de cuatro temblores sísmicos y las obras portuarias permanecieron ilesas. Otro dato relevante: el trabajo totalizó 2,1 millones de horas hombre de trabajo sin accidentes.

La recuperación y modernización del Puerto de Paracas lo ha transformado en una terminal multipropósito, preparada para operar con granel, productos agrícolas, pescado y con capacidad para almacenar y operar hasta 100 mil TEU en contenedores.

La obra en números – Puerto Gal. San Martín, Paracas

– Colocar 120 pilotes submarinos;  Construcción de 700 metros de muelles; – 1.211 trabajadores de cuatro nacionalidades involucrados en el trabajo: brasileños, peruanos, cubanos y venezolanos;  100.000 m3 de hormigón (tres veces la cantidad utilizada en Arena Corinthians);  630.000 m3 de tierra movida;  8.500 toneladas de acero consumidas (más de las que utilizó la Torre Eiffel);  30 km de conductos eléctricos.

Sobre Redram

Una empresa del estado de Paraná, el Grupo Pattac, Redram fue fundada en 1974 en la ciudad de Cascavel (PR). Durante más de cuatro décadas se ha especializado en construcción pesada, con un portafolio diversificado que incluye aeropuertos, terminales portuarias, carreteras, pavimentación urbana, saneamiento, construcción civil y generación eléctrica.