Usuarios de gas natural a nivel nacional llegarían a 1.5 millones de personas en el 2025

Como muestra del compromiso de Promigas Perú con el desarrollo del gas natural, fue presentada la quinta versión del informe que consolida las principales cifras del sector, tendencias y recientes iniciativas que contribuyen con la masificación de este combustible en el país.

Al cierre del 2019, la cobertura del servicio de gas natural en el Perú llegó al 11%, comparado con el 8% del año anterior, y alcanzó, por primera vez, una tasa de dos dígitos, a veinte años de la vigencia de la Ley de Promoción de Desarrollo del Gas Natural (1999).

Según el Informe del Sector Gas Natural en Perú 2020, el total de clientes de gas natural a nivel nacional llegó a 1’113,983 a finales del año pasado, un 31% por encima del 2018. De esa cifra, 1’112,821 son clientes residenciales y comerciales, 787 industriales, 333 estaciones de servicio con GNV y 42 son empresas generadoras de electricidad.

“Este logro fue el resultado de los esfuerzos de agentes del sector y de beneficios otorgados por el Gobierno, como el BonoGas, aun cuando este todavía no se aplique en la totalidad de las concesiones del país”, afirmó Eric Flesch, presidente de Promigas.

De acuerdo con el informe, se espera que para el 2025, los usuarios de gas natural a nivel nacional aumenten a 1.5 millones de personas, con una cobertura del 18%. Este será a través de la ampliación de las actuales redes de distribución, las nuevas concesiones e gas natural de Piura y Tumbes, así como el desarrollo del proyecto Siete Regiones.

Masificación del gas natural

Para alcanzar dichos resultados, e incluso mejorarlos, el informe considera necesario continuar trabajando en la masificación del gas natural, labor en la que resulta primordial la participación del Estado, que debe insistir en la búsqueda de soluciones “ajustando para ello la normatividad vigente, todo esto en beneficio de la totalidad de los peruanos”.

En ese sentido, el estudio desarrollado desde hace 5 años plantea dos alternativas para ampliar la masificación del recurso: el establecimiento de una tarifa de gas natural nivelada para todo el país, y la extensión a nuevas zonas del BonoGas residencial y vehicular, programa que forma parte del Fondo de Inclusión Social Energético (FISE) y que tiene como objetivo que más familias peruanas puedan acceder al servicio de gas natural en sus hogares.

Respecto al primer planteamiento, el Informe del Sector Gas Natural Perú 2020, indica que en la medida en que una región se distancia de la capital del país, el precio del gas natural por redes se incrementa como consecuencia de mayores costos en la cadena de suministro.

Esta propuesta busca asegurar la competitividad del gas natural en todo el país, fijando una tarifa que genere ahorros al compararla con el precio del combustible alternativo, y estableciendo una compensación con recursos del FISE frente a la tarifa regulada o de referencia de los distribuidores.

Sobre la segunda propuesta, el reporte señala que el BonoGas debería ampliarse a todas las concesiones de distribución de gas natural existentes en el Perú, para que de esa manera cumpla con el objetivo para el que fue creado. Actualmente, dicho programa solo ha beneficiado la masificación del recurso en Lima, Callao e Ica.

Aporte al medioambiente

A pesar de los retos por superar, el estudio destaca que el avance del gas natural ha permitido que la matriz energética del país se convierta en una de las más limpias de la región. Por lo cual, se debe fortalecer el programa de masificación que permitirá seguir en esa senda.

De acuerdo con el informe, un 54% de la matriz energética nacional se soporta en fuentes amigables con el medioambiente, como el gas natural que constituye el 26% de la matriz. Otras fuentes ecoamigables que forman parte de esta, son la hidroelectricidad (24%) y las energías renovables (4%).

Reservas probadas caen, mientas que consumo y pozos suben

De otro lado, se precisa que las reservas probadas de gas natural del Perú se redujeron a 10.6 trillones de pies cúbicos (TPC) al cierre del 2018, una caída del 18% respecto a los 12.8 TPC de reservas probadas que existían un año antes.

La caída de las reservas probadas se explica en que no se están generando nuevos proyectos que repongan la producción actual de gas natural. Por ese motivo, desde el 2017, el índice de reposición de reservas probadas (IRR) ha presentado resultados negativos. Aun así, el índice de Autonomía de Reservas alcanza los 22 años, con base en las reservas probadas.

De otro lado, en el 2019, el consumo de gas natural en el Perú fue de 1,213 MMPCD, un 5% superior al consumido en el 2018 (89 MMPCD). Del total de la demanda, un 56% se utilizó para el mercado interno y el 44% restante se destinó a las exportaciones de GNL. Por su parte, los pozos perforados en el 2019 llegaron a 193, por encima de los 175 del año previo. Del total de pozos perforados, el 97% se encuentra en desarrollo, el 2% en fase exploratoria, y en fase confirmatoria de reservas el 2%.

Efectos COVID-19

El sector no ha sido ajeno a los efectos de la pandemia COVID-19 debido a la paralización de diversas actividades económicas en el marco del estado de emergencia nacional. Esta situación provocó que las distribuidoras de gas natural modificaran a la baja sus objetivos de construcción de redes y número de conexiones para el 2020. Asimismo, mientras que el consumo de gas natural se contrajo, las tasas de cobro cayeron debido a la falta de pago de los usuarios.

El informe detalla las medidas adoptadas por el Ejecutivo para revertir el impacto a corto plazo, entre ellas, el fraccionamiento de los recibos de gas natural.

De otro lado, indica que se emitieron mecanismos temporales para el cálculo del Precio Medio del Gas y Costo Medio de Transporte, los cuales afectan a las distribuidoras donde estos aplican al restringir el traslado del costo medio de gas y transporte a sus usuarios.