Consejos financieros que te ayudarán a enfrentar la cuarentena

A consecuencia de la propagación del Covid-19, todos los sectores de la economía se han visto afectados. Por ello, es indispensable mantener el control de nuestras finanzas durante la situación económica adversa que se vive.

“Hoy, más de que nunca, las personas deben organizar y administrar de forma eficiente su dinero. Lo que deben hacer es un esquema de planificación de gastos, destinando montos puntuales para cada día, y no pasarse de ese límite”, sostiene Marlene Cárdenas, subgerenta de Desarrollo Económico del Programa de Gobierno Regional de la Municipalidad de Lima.

Otra recomendación es hacer uso responsable de los servicios públicos. “Como ahora se está en casa todo el tiempo, el consumo del agua y la energía eléctrica aumentarán. Para obtener un ahorro en ambos, hay que ser responsables al usar el recurso hídrico, aprovechar la luz natural lo más que se pueda y desconectar aquellos electrodomésticos que no se estén empleando”, sostuvo.

Refirió que es importante elaborar un presupuesto para la adquisición de productos de primera necesidad. “Hay que consumir y gastar en cantidades razonables. No debemos exagerar al comprar, pues esto puede afectar el flujo de caja a mediano plazo y, por ende, el bolsillo”, manifestó.

Aprovechar gastos que no se están dando también es algo a considerar. “Como ahora ya no se va a la oficina, los costos de transporte, comidas fuera de casa, etc. se han visto eliminados. Este dinero reservado hay que destinarlo al ahorro o como colchón cuando se termine el periodo de cuarentena”, comentó la especialista de la comuna capitalina.

Otro consejo es evaluar nuestro escenario crediticio. “Varias entidades financieras han otorgado facilidades para el pago de créditos. Si se dispone de un ingreso fijo, lo mejor es no aplazar las deudas que se tengan. Si no es el caso, lo ideal es solicitar una ayuda económica”, reveló.

Finalmente, la experta de la Municipalidad de Lima reiteró que en el actual contexto hay que priorizar los consumos para satisfacer necesidades básicas, como alimentación, salud e higiene; y los que no sean esenciales dejarlos para después, como la compra de un nuevo teléfono móvil, un auto, etc. “Un adecuado manejo de gastos personales comienza por tener un presupuesto y la disciplina para seguirlo”, agregó.