China cierra hospital de Wuhan tras la aparente victoria contra el Covid-19

China cierra hospital exprés de Wuhan tras la aparente victoria contra el Covid-19

El hospital de Leishenshan, el segundo de los que se construyeron en la ciudad china de Wuhan en diez días entre enero y febrero para reforzar a los sobrepasados servicios médicos locales ante la crisis del coronavirus, cerró hoy sus puertas tras la aparente victoria de la urbe contra el virus.

No obstante, Jiao Yahui, funcionaria de la Comisión Nacional de Sanidad, indicó en declaraciones recogidas por la agencia oficial Xinhua que no está previsto el desmantelamiento del complejo por ahora, ante la posibilidad de que deba ser «reactivado en cualquier momento».

Con 1.600 camas, el hospital -cuyo nombre en chino significa «Montaña del dios del trueno»- comenzó a admitir pacientes el pasado 8 de febrero, y por él han pasado 2.011 enfermos de coronavirus, de los que el 45 % alcanzaron estado grave o crítico.

En él han trabajado más de 3.000 sanitarios provenientes de nueve regiones del país cuyo «duro trabajo», según el director del hospital, sirvió para que la tasa de mortalidad entre sus pacientes se limitase al 2,3 %. Los últimos pacientes que quedaban en el hospital fueron transferidos este martes a otros centros de la ciudad.

La construcción de estos ‘hospitales exprés’, aparte de su ayuda en la lucha contra el coronavirus, ha supuesto un gran éxito propagandístico para China, que ahora, con el virus supuestamente bajo control en el país, trata de impulsar una narrativa de que fue su modelo de Gobierno lo que le permitió doblegar al virus.

El primero de ellos fue el de Huoshenshan, cuyas obras comenzaron el 23 de enero y fueron retransmitidas en emisiones ininterrumpidas en directo por la prensa oficial, aunque hay informaciones -consideradas «rumores» por las autoridades- que aseguran que los trabajadores que lo construyeron no recibieron los sueldos que les habían prometido.

Aunque en China se siguen detectando decenas de contagios cada día, la mayoría de los registrados en estas últimas semanas son procedentes de otros países, lo que ha provocado que Pekín haya optado por dificultar mucho los accesos al país o, en el caso de los ciudadanos extranjeros, directamente prohibidos la entrada.

Según el último parte oficial de la Comisión Nacional de Sanidad, el número de casos «activos» en China se sitúa en 1.137, mientras que se mantiene a algo más de 1.000 asintomáticos en observación. Desde el inicio de la pandemia, que comenzó en Wuhan, en China se han confirmado oficialmente más de 82.000 casos, de los que 3.342 acabaron en fallecimiento.

(Foto Referencial)