Grupo Graña y Montero presenta sus resultados financieros del 2019

El Grupo Graña y Montero reportó hoy cifras no auditadas del ejercicio 2019. Los resultados reflejan una pérdida de US$265 millones, explicada principalmente por el deterioro de la cuenta por cobrar y la inversión de GSP, la inclusión de un monto adicional de reparación civil producto del acuerdo preliminar de colaboración eficaz, y la provisión por la estimación de la posible exposición de la demanda del año 2017 en Nueva York (Class Action). Sin considerar esas provisiones, la utilidad neta del Grupo hubiera sido de US$4.5 millones.

Estas provisiones, en su mayoría, tienen efectos contables que no afectan la caja de la compañía, ni la continuidad de los proyectos del Grupo Graña y Montero. El EBITDA del ejercicio 2019, un indicador clave de la caja, alcanzó un total de US$193 millones.

Gracias a la confianza depositada por clientes, socios comerciales, proveedores y trabajadores, el monto de nuevos contratos adjudicados durante el 2019 fue de US$ 977 millones. Esto permitió alcanzar un total de backlog y negocios recurrentes de US$2,094 millones, lo que representa aproximadamente 1.7 años de ventas para el Grupo.

Durante el ejercicio 2019, se continuó el plan de reducción de la deuda financiera del Grupo Graña y Montero logrando una disminución del 18% respecto del cierre del ejercicio 2018. Dicho de otra forma, la deuda financiera disminuyó de US$ 633 millones a US$ 519 millones, en línea con los objetivos establecidos.