Gobierno promoverá construcción de 100,000 viviendas durante el 2020

Este sector ha sido uno de los más dinámicos en el 2019, producto de ello es el récord en el número de unidades habitacionales promovidas, lo cual motiva a alcanzar mayores logros durante el presente ejercicio, afirmó el viceministro de vivienda y urbanismo, David Ramos en una entrevista con la Agencia de noticias Andina.

¿Cómo evalúa el desempeño del sector Vivienda en el último año?

–Ha sido un año muy positivo, pues se ha batido un récord histórico en cuanto al total de viviendas promovidas por todos los programas habitacionales que rigen en el mercado.

En el 2015 registramos un total de 59,785 viviendas promovidas. Sin embargo, el año pasado superamos largamente ese registro y cerramos con 75,003 viviendas promovidas.

Esto es sumamente importante, pues también pudimos superar en casi 91% lo que se hizo en el 2018, y en un porcentaje similar lo realizado en el 2017.

–¿Qué factores fueron determinantes para alcanzar estos resultados?

–Fueron varios factores, en realidad. Uno de ellos es la gestión, es decir la atención de la demanda de recursos lo que incluyó recursos adicionales.

Hace dos meses y medio aproximadamente se publicó un decreto de urgencia (DU), mediante el cual se fijó un recurso adicional para el sector Vivienda por 315 millones de soles, los cuales se sumaron a los 100 millones de soles asignados con anterioridad para impulsar el programa Techo Propio.

Otro factor es la eficiencia de los programas habitacionales. Hicimos algunos ajustes para que los procedimientos de acceso a los créditos sean mucho más eficientes.

Esto generó confianza no solamente entre los funcionarios, sino también entre los promotores, las entidades técnicas y en las financieras, que son los que finalmente participan directamente en esta labor.

Estos esfuerzos, por ejemplo, permitieron construir 10,000 viviendas al programa Techo Propio, un incremento significativo con relación al total de viviendas nuevas registradas en el 2011 (5,900).

No obstante, si consideramos todos los elementos que comprende el programa Techo Propio (vivienda nueva, Sitio propio y mejoramiento), cerramos el 2019 con 55,420 viviendas desarrolladas.

–Con relación a la vivienda rural, ¿cuáles son los resultados obtenidos? 

–Este es un tema que fue muy poco atendido anteriormente, por lo que ahora hemos puesto especial énfasis en su desarrollo.

Así, en el 2019 pudimos desarrollar 8,550 viviendas rurales, a fin de beneficiar a familias de las zonas afectadas por condiciones climáticas adversas, como heladas, friaje, así como en el ámbito de la Reconstrucción.

–¿Seguramente, estos logros permiten establecer objetivos más ambiciosos para este año?

–Efectivamente. Estas 75,003 viviendas promovidas nos posibilitan establecer una meta especial para este año, pues esperamos incrementar en 30% el número de viviendas promovidas y alcanzar las 100,000 unidades.

Recordemos que al año en el Perú se generan alrededor de 140,000 familias, las cuales demandan viviendas adecuadas. Lo ideal sería que el Estado y el sector privado generen una oferta que pueda atender esta necesidad.

Si bien es cierto que por parte del Estado se promovieron más de 75,000 viviendas, a ese número se debe sumar las iniciativas privadas, que en promedio suman 30,000 viviendas mediante el crédito hipotecario regular.

Además, tenemos la autoconstrucción, por lo que siempre hay una brecha en la que debemos trabajar para cumplir con la demanda.

Condiciones adecuadas para unidades habitacionales

El viceministro de Vivienda aseguró que la solución al déficit habitacional del país no pasa solamente por la adquisición de una unidad habitacional, sino también por establecer las condiciones adecuadas de vivienda y estas se pueden lograr con la renta, por medio del alquiler.

Detalló que el déficit habitacional en el país asciende aproximadamente a un millón 600,000 viviendas.

“De este número, alrededor de 600,000 son viviendas por construir; mientras que el millón restante está conformado por  viviendas con problemas asociados con el déficit de servicios; es decir, falta de agua y/o infraestructura inadecuada, además de  la falta de pistas y veredas. También figuran las unidades familiares que deben ser reemplazadas porque son precarias”.

Por ello, dijo que el trabajo del Estado va más allá de construir viviendas.

“Los subsidios que se establecen van en función de cubrir esas necesidades y así reducir la brecha existente”, manifestó.