Diez errores que debes evitar al momento de decorar tu dormitorio

A menudo cuando pensamos en decorar nuestra habitación queremos ponerle de todo y a veces exageramos, convirtiéndolo en un lugar muy cargado, cuando en realidad debería ser en un lugar apacible donde podamos descansar bien. El portal ‘Hola’ nos ayuda a reconocer cuáles son esos errores y qué podemos hacer para evitarlos.

1. Color encendido. Evita los colores estridentes y llamativos como el rojo, el anaranjado y el amarillo intenso. La idea es que tu dormitorio sea un espacio donde haya armonía y te permita un buen descanso. Los tonos neutros y base son perfecto, pues dan luminosidad y son cálidos. Combínalos con ropa de cama en tonos pasteles.

2. Cama grande, espacio pequeño. Antes de comprarla, mide el tamaño de la que podría ser tu cama. No olvides que debe quedar al menos 50-60 centímetros hasta la pared de cada lado, así el paso será cómodo y visualmente se verá bien.

3. Cabecera. El tamaño de la cabecera debe ser acorde con la cama y el espacio, además de cumplir la función de separar, delimitar y servir de apoyo. Ojo, no siempre se tiene que incorporar uno. El papel pintado y una bonita decoración pueden sustituirla.

4. Cortina pesadas. ¡Dile no a las cortinas pesadas y oscuras! Estas restan luz a la habitación, opta por un visillo (cortina de tela fina) son perfectas para los dormitorios. Puedes colocarlas dobles, así le darás más privacidad a tu espacio. Así también hay estores que permiten ver sin ser vistos desde el exterior y dejan paso a la luz.

5. Estampados recargados. Es un error frecuente comprar colchas con estampados recargados porque nos agradan los dibujos o figuras. Si quieres hacerlo, que sean discretos y en colores suaves. Apuesta por ropas de cama con superficies lisas.

6. Demasiados cojines. No llenes tu cama de cojines, pues te pasarás varios minutos del día y de la noche, entre poniéndolos y retirándolos. A lo mucho coloca dos o tres cojines máximo como decoración.

7. La importancia del piso. Aunque no lo creas, también es importante y merece atención, pues aquí andarás con frecuencia descalzo y debes sentir comodidad. Los suelos de madera son más cálidos que los cerámicos. También puedes colocar dos alfombras en cada lado de tu cama o una grande que abarque todo.

8. Olvida los caprichos. Antes de encapricharte con algo, pregúntate si realmente los vas a usar y le sacarás el jugo. Hay cosas que compramos y luego nos damos cuenta que solo nos estorbarán o restarán espacio.

9. Todo de blanco. Un dormitorio de este color te puede parecer muy frío, pero esto en realidad depende de los materiales que uses. Si lo mezclas con acabados que aporten matices de textura y trama, puede lucir muy bien. Los textiles de lino y algodón mézclalos con beige y grises muy suaves.

10. No trabajes en el dormitorio. No lo hagas, pues asociarás el dormitorio no con el descanso total sino con la actividad.