Cementos Inka invertirá US$ 25 mlls. en planta de molienda en Pisco

A fin de abastecer a proyectos de infraestructura en la zona sur del país, en los próximos dos meses, la empresa Cementos Inka iniciará obras civiles para el desarrollo de una planta de molienda en Pisco (Ica).

Carlos Alberto Choy, director de Marketing de la compañía, afirmó que a inicios de este año la empresa decidió la puesta en construcción de una planta de molienda de 600,000 toneladas de capacidad.

Sostuvo que en estos días se está negociando con proveedores para la adquisición de la maquinaria. Así, en el primer trimestre del 2020 se realizarían los primeros despachos. La inversión es por unos US$ 25 millones, publicó el diario Gestión.

El directivo indicó que la decisión de invertir en esta planta se sustenta en la mayor demanda que Cementos Inka registró el último año. “La capacidad (en la planta de Cementos Inka en Huachipa) nos va a quedar chica si no comenzamos en un futuro próximo”, afirmó.

El objetivo es que esta planta le permita a la empresa elevar su participación a 10% en la producción de cemento. El abastecimiento de la materia prima se haría a través del puerto San Martín, en Pisco.

Línea de pegamentos

Choy indicó que este año Cementos Inka comenzó a operar una planta de pegamentos en Huachipa. En esta se fabrican pegamentos para cerámicos y porcelanatos, y pegamento blanco. “La planta está funcionando a plenitud desde enero, y haciendo despachos al mercado”, dijo.

Concreto premezclado

Carlos Choy también señaló la intención de ampliar su línea de concreto premezcla do, con la marca InkaMix. Agregó que la mayoría de proyectos que utilizarían concreto se daría en el segundo semestre del 2019.

A la fecha, InkaMix viene atendiendo al puerto San Martín de Pisco, y está en conversaciones con otros proyectos que demandarán concreto premezclado, como la carretera Oyón-Ambo, los aeropuertos de Chiclayo y Piura, un parque eólico en Ica y el desarrollo de proyectos penitenciarios.

Ladrillos de concreto

Cementos Inka planea construir una planta de ladrillos de concreto en su planta de Huachipa, a fin de atender a firmas inmobiliarias y de infraestructura. La inversión es de US$ 2.5 millones y producirá 4 millones de unidades al año. Estiman que a mediados de este año la planta podría estar funcionando.