San Isidro: empezó la construcción de parqueos subterráneos

La construcción del estacionamiento subterráneo en la avenida Rivera Navarrete, en San Isidro, empezó esta semana con la remoción de árboles y el picado de veredas. Según lo planeado, una empresa privada edificará 822 parqueos debajo de cuatro cuadras de esta vía, entre las calles Amador Merino y Juan de Arona. El consorcio Estacionamientos Rivera Navarrete (ERN) asegura que la obra concluirá a mediados del 2015.

El estacionamiento subterráneo se edificará en dos fases. Hasta fines de julio, la empresa constructora reubicará las redes de agua y el cableado de las cuadras que serán intervenidas. También se removerán 37 árboles, que serán trasplantados.

“Hay empresas, como Luz del Sur, que insisten en reubicar sus sistemas ellos mismos. No podemos intervenir sin su autorización”, explica a El Comercio Félix Agapito, gerente de Obras y Servicios Municipales de San Isidro.

Durante los trabajos de reubicación de servicios no será necesario el cierre total de Rivera Navarrete. Según la comuna, las obras se harán en los carriles laterales y habrá acceso para carros. Entre agosto próximo y marzo del 2015, se hará la excavación del parqueo subterráneo. En esta etapa sí serán necesarios desvíos, especialmente para el transporte público.

El parqueo tendrá tres niveles y se construirá con bloques de concreto fabricados fuera de la obra, lo que reducirá el ruido de construcción. La obra tendrá 24.000 m2 de área y la inversión es de US$25 millones.

La Municipalidad de San Isidro espera que este proyecto mitigue el grave déficit de estacionamientos que sufre el centro financiero del distrito.

De acuerdo con un estudio del Instituto de Economía Urbana (Ineur), cada día unos nueve mil vehículos se estacionan indebidamente en las calles sanisidrinas y generan caos vehicular. Este Diario verificó que en el centro financiero es común ver autos subidos en las veredas o estacionados en zonas rígidas. Varios conductores señalaron que circulan hasta 30 minutos para encontrar un parqueo.

San Isidro ya tiene tres estacionamientos subterráneos en espacios públicos. Todos fueron construidos mediante asociaciones con capitales privados y se ubican en el óvalo Gutiérrez, en el parque Cáceres y en la calle Dionisio Derteano.

A la fecha, la comuna estudia otros dos proyectos de parqueos subterráneos y ha identificado nueve espacios aptos para estos proyectos.

La construcción de nuevos parqueos subterráneos y la ampliación de avenidas son las propuestas para mejorar el transporte urbano en San Isidro, según su Plan Urbano Distrital 2012 – 2022.

“Esto es lo que necesita el distrito. A lo mejor, 822 [parqueos] no es mucho frente al déficit de casi 10 mil estacionamientos. Pero sí es una forma de aliviar el caos vehicular”, señala Diethell Columbus, gerente municipal de San Isidro.

Según la Guía de Estacionamiento y Reducción de Congestión, elaborada por el Banco Interamericano de Desarrollo, la abundancia de parqueos no soluciona el caos vehicular en las ciudades. Esto basado en la evidencia de 12 grandes urbes de Latinoamérica.

Para el arquitecto y urbanista Luis Rodríguez, el déficit de nueve mil estacionamientos en San Isidro podría mantenerse aun si la comuna realiza más proyectos como el de Rivera Navarrete.

“Al incrementar los estacionamientos, las personas seguirán yendo a San Isidro en autos privados. La política urbana no puede subordinarse a la demanda”, dice.

El Ministerio de Cultura informó a El Comercio que no es necesario que el consorcio ERN presente un certificado de inexistencia de restos arqueológicos (CIRA) para socavar la avenida Rivera Navarrete. Esto porque no hay antecedentes históricos de que allí haya vestigios.

Durante la obra se ejecutará un plan de monitoreo arqueológico (PMA). Un especialista, aprobado por el Ministerio de Cultura, verificará si ocurre un hallazgo fortuito de vestigios arqueológicos. Además, el sector realizará inspecciones inopinadas.

Fuente: El Comercio