Por tres años consecutivos Perú retrocede en tres pilares de competitividad

– El IEDEP advierte que el estancamiento en el Índice de Competitividad Global y el retroceso en pilares claves ponen en riesgo el crecimiento sostenido de la economía.

El Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) precisa que por tres años consecutivos el Perú ha retrocedido en tres pilares del Índice Global de Competitividad (GCI) del Foro Económico Mundial.

«Estos resultados en los últimos tres años denota el estancamiento del  Índice de Competitividad Global y el retroceso de pilares claves como: Instituciones, Eficiencia del mercado laboral y Disposición tecnológica, lo que pone en riesgo el crecimiento sostenido de la economía», advirtió César Peñaranda, director ejecutivo del IEDEP de la Cámara de Comercio de Lima.

En ese sentido se debe tomar en cuenta que la región latinoamericana continúa mostrando signos de desaceleración, pasando de un crecimiento de 2,8% y 2,7% en 2012 y 2013, respectivamente, a una expansión de 1,3% proyectada para este año.

En la edición 2011-2012, Perú se ubicó en el puesto 67 pero mejoró en el GCI 2012-2013 (61°). En la edición 2013–2014, Perú mantuvo la misma posición del año anterior, en tanto en el reciente ranking 2014-2015 retrocedió hasta el puesto 65° a pesar de rezagarse solo en cinco de los doce pilares evaluados.

«Es importante tener en cuenta que una mejora en un grupo de pilares no implica mejorar la posición en el ranking global. Es muy importante tener presente que la ubicación de un país en el GCI dependerá no solo de sus esfuerzos por mejorar su competitividad, sino también de los realizados por el resto de países», señaló.

PILARES CLAVES

Según el análisis del GCI 2014-2015, el pilar Instituciones (118°) se ha convertido en la principal desventaja competitiva del Perú, retrocediendo nueve posiciones en el último ranking (109°). Dicho pilar considera tanto  instituciones públicas como privadas. De acuerdo a los datos históricos en lo que respecta a instituciones públicas, se observa que desde el ranking 2010–2011 se ha retrocedido 22 posiciones lo que demuestra la necesidad de una reforma integral del Estado no solo como un requisito, sino como una urgencia para dejar de caer en competitividad a nivel mundial.

Otra desventaja competitiva es la Eficiencia del mercado laboral (51°). Los aspectos que deterioraron este pilar se concentran en las rígidas prácticas de contratación y despido (130°) así como el efecto de los altos impuestos que afectan el incentivo al trabajo (104°) lo que resultan en una rigidez que explica en gran parte la informalidad laboral.

Asimismo, el pilar de Disposición tecnológica va registrando una posición bastante rezagada (92°) en el último ranking, perdiendo 23 posiciones desde el ICG 2011–2012. Dicho pilar evalúa la disponibilidad de últimas tecnologías, la adopción de nuevas tecnologías por parte de las empresas y si la inversión extranjera directa trae nueva tecnología. «Si bien se muestran avances en dichos indicadores, el resto de países lo hace aceleradamente», anotó Peñaranda.

Finalmente, es necesario mencionar que otros pilares como Infraestructura (88°), Salud y educación primaria (94°) y Educación superior y capacitación (83°), no obstante haber mejorado su posición en el último año, aún están lejos de representar una ventaja competitiva para el país.