La Carretera Central será mejorada a partir de enero del 2015

Concesión que tiene compromisos de inversión por más de US$100 millones estuvo trabada por

Las mejoras en la infraestructura de la Carretera Central empezarán en la quincena de enero del 2015, tras firmarse la adenda 2 del contrato de concesión de la Carretera Interoceánica IIRSA Centro tramo 2 –proyecto que estuvo paralizado por más de cuatro años–, según informó la concesionaria Deviandes.

 

La empresa ganó la adjudicación en el 2010, con lo que se comprometió a invertir US$126 millones, monto que no ha podido ejecutar por diferencias con el Ministerio de Transportes sobre poner la carretera en un estado óptimo (puesta a punto), como para comprometerse a mantenerla por los 25 años que dura la concesión.

 

Gonzalo Valdez, gerente administrativo y financiero de Deviandes, dijo a El Comercio: “actualmente se ha concordado la firma de la adenda 2, la misma que permitirá el inicio de las obras de puesta a punto (OPA). Se espera que sea firmada a más tardar este 15 de diciembre y las obras empezarán 30 días después de la suscripción”.

 

Si bien Valdez no dio detalles de la adenda, el titular del MTC, José Gallardo, detalló a este Diario que en ella se podría plasmar la extensión del tiempo de concesión o el cambio en el pago de las regalías.

 

Sobre las OPA, Valdez explicó que comprenden la rehabilitación del pavimento, drenajes, señalización, túneles y puentes al nivel de servicio del contrato. “Desde que se inicie la obra, en 15 meses, la carretera estará en condiciones como exige el contrato. Es decir, en marzo o abril del 2016 estará asfaltada y se habrán concluido las otras obras de no puesta a punto (ONPA)”, indicó el ejecutivo.

 

Las ONPA se iniciaron el pasado 15 de noviembre, pero se trata de obras adicionales diferentes a la intervención misma en la vía.

 

La importancia de la intervención de la Carretera Central radica en que esta vía –la de mayor tráfico del país– une a la capital con la zona centro del país, cuya actividad minera y demás significa casi el 60% del PBI nacional.

 

No obstante, queda pendiente la decisión del arbitraje sobre las diferencias respecto al financiamiento de la puesta a punto entre el concesionario y el MTC, el cual está en su etapa pericial y cuya resolución se estima que no deberá demorar más de seis meses.

 

DEMORAS

Sobre la infraestructura vial, la presidenta de Ositrán, Patricia Benavente, recordó que hay otros proyectos que siguen retrasados, como la autopista del Sol (Trujillo-Sullana), la red vial 4 (Pativilca-Trujillo), que fueron concesionadas hace cinco años.

 

En ambos casos son concesiones autosostenibles, es decir que las obras no le cuestan al Estado, pero las demoras han perjudicado a los concesionarios.

Cabe recordar que el ministro Gallardo señaló que en el próximo paquete de adendas, que anunciará su sector la próxima semana, hay una sobre la Red Vial 4, la que posibilitaría la construcción de una vía de evitamiento en Chimbote.

 

ADENDAS SON ERRORES DEL CONTRATO

La presidenta del regulador de las concesiones (Ositrán), Patricia Benavente, afirmó que las adendas reflejan que en la mayoría de los casos hubo errores en el diseño del contrato o se dio una baja calidad de los estudios técnicos de preinversión.

 

Agregó que estos problemas no solo se dieron en concesiones pasadas, sino también en otras más recientes como la línea 2 del metro de Lima.

 

“La adenda refleja que hay un problema por resolver mediante una modificación, no es que la adenda sea la traba”, comentó.

 

Pero también dijo que es poco serio que las concesionarias pidan adendas al mes siguiente de la firma del contrato, para ajustar el financiamiento del proyecto.

 

Fuente: El Comercio