Contraloría inicia recojo de información del baipás 28 de Julio

Órgano de control visitó la zona de futuras obras y solicitó informes sobre el origen del financiamiento del intercambio vial y expediente técnico de este. Ayer se iniciaron desvíos del tránsito, lo que causó gran congestión vehicular y malestar a ciudadanos que no se encontraban informados de los cambios.

Eduardo Salinas y Leidy Yaya

La Contraloría General de la República (CGR) inició ayer el recojo de información sobre el nuevo baipás de la avenida 28 de Julio que la gestión del alcalde Luis Castañeda pretende construir con fondos que estaban destinados para el proyecto Río Verde. Técnicos de la CGR realizaron el levantamiento de información para luego de dos semanas dar una respuesta de lo encontrado.

Fernando Ortega, funcionario de la Contraloría, señaló que su visita era para cerciorarse de que el proyecto se realiza con apego a la ley. Además, afirmó que los ciudadanos tienen dudas sobre esta construcción y por esta razón realizan la inspección.

«La Contraloría lo que hace es verificar que toda acción estatal esté ceñida a la norma, nosotros verificamos que las cosas en la administración pública se hagan sobre la base de la legalidad. Hemos pedido información, los ingenieros especializados han venido a ver y conversar con los ingenieros de obra», declaró Fernando Ortega, quien explicó que este tipo de investigaciones no tiene límite de tiempo.

Horas después, la CGR informó que su visita de ayer se realizó para verificar tres cosas: primero, se pidió información sobre el impacto que tendrá esta obra en relación a otras complementarias como son las Líneas 2 y 3 del Metro de Lima. Segundo, se exigió información sobre el financiamiento y su procedencia. Y en tercer lugar, se solicitaron los estudios que sustentan la obra (expediente técnico).

Además, se pidió información sobre adendas al contrato de concesión del proyecto Línea Amarilla, a través de las cuales se habría destinado los fondos del fideicomiso Río Verde para la construcción de tres baipás en la avenida 28 de Julio. Y de no haberse suscrito adendas, se pidió a la comuna capitalina remitir documentos vinculados al financiamiento de dicha obra.

DESVÍO DE TRÁNSITO

El cierre de la avenida Garcilaso de la Vega entre la avenida 28 de Julio y la avenida 9 de Diciembre (ex Paseo Colón) se convirtió, con el pasar de las horas, en una trampa para cientos de conductores.

A pesar de que la Policía destacó 80 efectivos para brindar información, estos no se dieron abasto, pues la gente corría de un paradero a otro sin saber dónde abordar los vehículos de transporte público.

En las primeras horas del día el tránsito fue fluido, pero al llegar la tarde, debido a la hora punta, hubo embotellamiento en las calles aledañas.

El caos se apoderó del jirón Washington y la avenida Bolivia, los cuales debían desahogar los atoros formados por los vehículos provenientes del sur de la ciudad.

El tránsito de los vehículos También se hizo lento entre las avenidas Guzmán Blanco, 28 de Julio y República de Chile, por donde circulan las unidades que van hacia Lince, San Isidro y Miraflores.

“No ha habido buena información de las autoridades. Se nos explicó que solo serían unas cuadras y que por el ancho de las pistas, al ser cuatro carriles, íbamos a transitar con normalidad, pero la cantidad de vehículos que transitan es más grande de la prevista”, señaló José Vilcaluri Ponce, conductor de la empresa San Judas Tadeo S.A.C.

Esto también se vio reflejado en las largas colas de personas que esperaban cuarenta minutos o más en la avenida Wilson para tomar los buses del Corredor Azul, los cuales  transitaban con normalidad por la avenida Garcilaso, hasta llegar al Paseo Colón, donde quedaban atascados por largos minutos.

CLAVES

Citado. El alcalde Luis Castañeda está citado para hoy, a primera hora, al Congreso de la República. En la Comisión de Transportes deberá explicar por qué se canceló el proyecto Río Verde y se optó por el baipás.

Información. El jefe de la Policía de Tránsito, Javier Ávalos, dijo que ayer se  distribuyeron trípticos con indicaciones de los desvíos.

Fuente: La república